Ayudar haciendo lo que te apasiona

“Si se quiere se puede”. Esta es una frase que, seguro, muchos de nosotros habremos escuchado y/o pronunciado en más de una ocasión, pero quizás no con la convicción de Guillermo Martínez, un ingeniero de 24 años a quien un viaje a Kenia en 2017 para desconectar de la universidad le sirvió para darse cuenta de que con las aficiones con las que pasaba buena parte de su tiempo podía mejorar la vida de gente que no lo tenía tan fácil como él. Y a ello se puso. Disfrutaba con el diseño y la impresión 3D y, partiendo de prototipos de acceso libre a los que realizó distintas modificaciones, fabricó sus primeras trésdesis, brazos impresos en tres dimensiones que mejorarían el día a día de algunas de las personas que iba a conocer en esa visita a Kabarnet, en el valle del Rift, a través de Bamba Project, una asociación que trabaja fundamentalmente con niños y jóvenes sin recursos. Así nació la oenegé Ayúdame 3D: “Quería que lo que sabía y me gustaba hacer sirviera para algo, revertirlo de alguna manera a la sociedad. Y eso está al alcance de cualquiera, solo tienes que coger aquello que te apasiona hacer y con lo que puedes ayudar a alguien que lo necesita pero que no puede o no podría pagarlo y ofrecerlo desinteresadamente mientras disfrutas haciéndolo”. Puede parecer difícil pero asegura que no lo es, todo lo contrario; dice que “simplemente hay que encontrar el momento o que el momento te encuentre a ti. A mí me ocurrió con 22 años y puede suceder cuando menos te lo esperas”.

Un proyecto que no deja de crecer

Echando la vista atrás, recordando que estuvo más de un año trabajando él solo en el proyecto, le parece casi una locura, pero cuenta que el apoyo recibido desde el principio, tanto en forma de aportaciones económicas como de informaciones compartidas en las Redes Sociales, era “impresionante”. Y dice que lo fue todavía más cuando decidió abrir una convocatoria para quienes tuvieran una impresora 3D y quisiesen colaborar: “Fue increíble la cantidad de gente que se anotó”. No han pasado ni tres años desde entonces y el equipo de Ayúdame 3D lo forman ya cuatro personas, a las que se suman más de cincuenta helpers3d, voluntarios en impresión en tres dimensiones, que han hecho posible que la oenegé entregase el año pasado completamente gratis ciento cincuenta trésdesis en casi cuarenta países, cifra que espera superar en este 2020: gracias a las alianzas estratégicas que mantiene con entidades sociales de distintos territorios a cuyos responsables forma para encontrar potenciales beneficiarios de las prótesis que diseña y fabrica; gracias a los premios que recibe, a las subvenciones, al patrocinio de empresas y a las aportaciones -mensuales o puntuales- de particulares, así como a la venta de productos solidarios que está poniendo en marcha. Todo esto le permite seguir adelante y llegar a casi cualquier parte del mundo. “De una u otra forma, si se quiere se puede colaborar”, afirma tajante.

Este ingeniero que antes diseñaba juguetes pone especialmente en valor el trabajo de los voluntarios, “que hacen esto en su tiempo libre, dándolo todo para que personas sin recursos a las que les faltan uno o los dos brazos puedan tener sus trésdesis”. Le parece “alucinante” pensar que este proyecto pionero se ha convertido en lo que hoy es “porque confiamos en que habría gente dispuesta a usar sus impresoras 3D para algo más que hacer objetos decorativos. Y al final te das cuenta de que estás gestionando una acción de voluntariado novedosa, un voluntariado tecnológico que mejora la vida de la gente”. Nos explica que tratan de adaptar la oferta -el número de helpers3d– a la demanda -el número de prótesis que fabrican- para que todos puedan aportar su granito de arena y no haya nadie que quiera colaborar que esté de brazos cruzados, por eso tienen cerrada de momento la convocatoria para nuevos voluntarios. Eso sí, aclara rápidamente que “todo aquel que esté interesado puede cubrir el formulario que hay en la web para irse poniendo a la cola”.

Dando un paso más

En Ayúdame 3D están a punto de dar un salto, de abrir un nuevo camino de futuro: estos días viajan a Kenia para llevar a Bamba Project impresoras 3D y durante un mes formarán a personas de la zona para que ellas mismas puedan fabricar trésdesis para quien las necesite. “Se trata de que se autogestionen, pudiendo incluso crear alguna empresa basada en la impresión en tres dimensiones”, nos dice tras asegurarnos que ven mucho potencial en la alianza que tienen: “Nosotros contamos con la tecnología y ellos con una ubicación que les permite localizar a mucha gente que puede beneficiarse de nuestras prótesis para brazos. Ahora queremos enseñarles a usar esa tecnología para que puedan ampliar su radio de acción”.

A la espera de ver cómo funciona, su idea es ir haciendo lo mismo con otras asociaciones con las que colaboran en distintos puntos del planeta. Para mejorar así la calidad de vida de todos los que participan en el proyecto, sobre todo de quienes no pueden pagar los 30.000 euros que cuestan las prótesis que hay en el mercado, que distan mucho de las que ellos diseñan y fabrican, como nos cuenta el propio Guillermo Martínez.

Esta oenegé nació para ayudar a los que peor lo tienen y quienes forman parte de ella saben lo importante que es que todos entendamos que “eso es algo demasiado fácil como para no hacerlo”, en especial los más jóvenes. Por eso dan charlas en universidades y en colegios, para que los niños desarrollen cuanto antes esa mentalidad social: “Me habría gustado que me hubiesen dado charlas como estas cuando era pequeño, por eso lo hacemos: elaboramos programas sencillos de diseño e impresión en tres dimensiones para que los chavales puedan fabricar una mano y después montamos una especie de mercadillo solidario para que esas manos lleguen a quien las necesita. Así se dan cuenta de lo sencillo que es ayudar, utilizando las nuevas tecnologías o valiéndote de otras muchas cosas que te guste hacer. Siempre le puedes dar una vuelta a aquello que te apasiona y con lo que te entretienes para ayudar a los demás”. Ayúdame 3D demuestra que si se quiere se puede.

P.S. Tenéis toda la información sobre Ayúdame3D –lo que hacen, cómo podéis colaborar…- en su página web, https://ayudame3d.org

Un pensamiento en “Ayudar haciendo lo que te apasiona

Responder a baltonbalton Cancelar respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s